MI CHICA DE EN MEDIO

Hace un par de años, hablaba con un grupo de amigos. Una de las chicas tenía dos niños, y alguien la preguntó que si se atrevería ir a por un tercero. Su respuesta me sorprendió: si voy a por un tercero voy a por un cuarto, no quiero dejar a ninguno en medio. En ese momento, no lo entendí, es más, me pareció incluso exagerado.20170706_123614

Soy madre de tres, Noa de 5 años, Rocío de 3 años y Fernando de 9 meses. Cuando nació Rocío no me preocupó mucho la reacción que tendría Noa, ella es más independiente, su carácter es de otra forma. Pero Rocío siempre ha necesitado más atención de mi parte, más abrazos, es más sensible. No es una cosa mejor que otra, simplemente las dos hermanas son diferentes.

Al nacer el pequeño Fernando, es cierto que las cosas no fueron tan malas como yo las había imaginado (a veces me pongo en lo peor), pero sí que en mi chica de en medio he visto algo más que celos. He visto en sus ojos esa sensación de no saber cuál es su lugar. La mayor por ser mayor y el peque porque es gracioso, a veces ella no sabe dónde está; demasiado pequeña para seguir el ritmo de la mayor y también demasiado pequeña para cuidar o mimar al pequeño, sus caricias tienen demasiada fuerza y siempre hay alguien para recordárselo.

Me gustaría que Rocío leyera estas palabras: aunque no encuentres aún tu lugar en el mundo, sí lo tienes en mi corazón. No te compares con tus hermanos porque tú eres única, simpática y bromista como ninguna. Con muchas fortalezas que estás demostrando, con una capacidad genial para empatizar con otros niños que sufren. Ahora no lo ves, pero mi trabajo es que tus piezas del puzzle encajen a la perfección.

¿Y cómo solucionan los niños toda esta frustración? Como siempre, aumentando rabietas, enfados, gritos, sobre todo, contra los culpables de todo esto a sus ojos: mamá y papá. Lo mismo nos quiere que nos odia, me grita, pero me pide que no me vaya a trabajar.

Es fácil metidos en nuestro ritmo de vida pensar que todas esas rabietas son “por fastidiarnos” y no, nada más lejos de la realidad. No saben lo qué les pasa, no pueden expresarlo. Desde mi punto de vista es importante sentarnos a valorar qué cosas están empeorando el problema. ¿Monta más rabietas cuando estamos solos o cuando están los abuelos? ¿la tarde que está más cansada se frustra más?  En muchas ocasiones, los adultos podemos modificar ciertas variables para hacerles todo más fácil. Ojo, no consiste en evitar todas las frustraciones, pero si estamos tranquilos y descansados, las cosas que llevan mejor.

20170708_131318

Anuncios

Un comentario sobre “MI CHICA DE EN MEDIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s